Pérez de Arteaga

Hay voces inconfundibles y que siempre permanecerán en nuestra memoria. Recuerdo a José Angel de la Casa cantando el gol de Señor o a Pedro González narrando las gestas de Perico e Induráin.

Este Cronista quiere recordar esta semana la voz de José Luis Pérez de Arteaga. Se apagó en febrero del año que nos ha dejado y la seguiremos recordando, mientras vivamos, todas las mañanas de Año Nuevo.

El crítico, musicólogo y locutor madrileño nos acercaba año tras año a la belleza. Su característica voz, cargada de pasión por la música clásica, era inconfundible. Hombre de exquisitos modales amaba la música y su emblemática voz llegó a ser un icono de Radio Clásica. Pérez de Arteaga era un privilegiado conocedor de la música para el cine y las bandas sonoras o de la música popular y la zarzuela.

Riccardo Muti será el protagonista del concierto del 1 de enero de 2018. Su batuta dirigirá el concierto en su 77 edición desde la Sala Grande o Sala Dorada (Große Saal o Goldener Saal) de la Sociedad Musical, el Musikverein, de la capital austríaca. Pérez de Arteaga lo escuchará pero no podrá contárnoslo.

Martín Llade

Este año, como siempre, esperaremos que llegue “El Danubio Azul” de Johann Strauss hijo y la “Marcha Radetzky” de Johann Strauss padre. Martín Llade debuta en sustitución del maestro. Será quien tome el difícil relevo de conseguir impregnar su voz en el corazón de nuestros pequeños y seducir a los mayores como lo hizo Pérez de Arteaga.

A Llade le avala una magnífica carrera que tuvo su recompensa en 2016 al recibir el Premio Ondas Nacional de Radio al mejor presentador y programa por Sinfonía de la mañana. Para muchos, este desconocido, tendrá su carta de presentación con la producción de la televisión austriaca ORF que en coproducción con la Unión Europea de Radio-Televisión (UER-EBU-Eurovisión) transmite uno de los eventos televisivos del año con una audiencia media de 50 millones de telespectadores y un potencial de 1.000 millones.

Esperando que nos guste sólo me resta desearte suerte al joven Martín Llade.

Os dejo con la voz que se apagó y que siempre recordaremos.