• La firma de moda, junto con JCDecaux y Komodo Comunicación, regala primavera a todas las madres de la capital
  • La acción ha servido para conmemorar el 20º aniversario de su perfume más popular: Agua Fresca de Rosas

Agua Fresca de Rosas, la primera fragancia femenina de Adolfo Dominguez, cumple 20 años. Y para celebrarlo, la firma de moda ha querido llenar el metro de Madrid de luz blanca y aromas cálidos. Para ello, ha convertido la estación de metro de Callao en un jardín. Además, Adolfo Domínguez ha querido regalar primavera a las madres, en vísperas al día que se reserva en el calendario para ellas.

Es la primera vez que se lleva a cabo una iniciativa de estas características en una estación de metro. En la recreación de este curioso jardín, que se ha realizado con la colaboración de Komodo Comunicación y JC Decaux, se han utilizado 18.000 rosas blancas –componente principal de su perfume-, 950 atados de paniculata, más de 200 metros cuadrados de seto verde y más de 400 atados de tuya. El hall de la estación también se ha vinilado con paneles estampados de motivos florales, creatividad que anticipa el acceso a los túneles invadidos de fragancia.

Hace dos décadas, la creación de Agua Fresca de Rosas significó la entrada, por primera vez en España, de un diseñador en el ámbito de la perfumería. Adolfo Dominguez fue pionero al trasladar su universo creativo al mundo de las fragancias. Nunca antes se había acompañado el concepto Eau Fraîche (Agua Fresca) con una flor tan representativa en la historia como la rosa.

Adriana Domínguez, directora de Perfumes de Adolfo Domínguez, asegura que es “la fragancia con la que he crecí”. “Me conmueve pensar que un perfume tan arraigado en mi historia personal, el primer perfume de mi padre, también forma parte de la historia personal de muchas mujeres fieles a su aroma”, añade.