• La Asociación Española del Branding busca expresar con estas acciones los cambios en la organización y dar respuesta a los retos del sector
  • La consultora de marca Branward ha sido la responsable de renovar la identidad corporativa de la asociación

Aebrand, la asociación de referencia del branding en España, ha renovado su estrategia e identidad corporativa con la presentación de un nuevo logotipo y naming actualizado, novedades con las que busca expresar de manera gráfica los cambios acometidos en la asociación los últimos meses y dar respuesta a los retos del sector del branding en España.

Aebrand nació en 2010 con la misión de representar, gestionar y defender los intereses profesionales del colectivo empresarial del branding en España ante los diferentes estamentos económicos, políticos y sociales, y de promover, impulsar y divulgar el branding profesional.

Transcurridos nueve años desde la fundación de Aebrand, y habiendo consolidado los objetivos iniciales, la asociación ha detectado la necesidad de evolucionar hacia un modelo asociativo que aglutine y represente a todo el colectivo interesado en la gestión eficaz de las marcas, incorporando a profesionales, académicos, instituciones y marcas. Esta reorientación la ha llevado a renovar por completo su identidad, para lo cual se convocó un concurso de propuestas, siendo la opción elegida la solución presentada por la consultora de marca Branward, también responsable de la identidad inicial.

En palabras de Cristián Saracco, presidente de Aebrand, “en esta nueva etapa, nuestro objetivo es evolucionar hacia un modelo asociativo más abierto, participativo y enriquecedor, y la nueva marca busca reflejar esta transformación. Apostamos por el crecimiento y la apertura a nuevos perfiles involucrados en la gestión responsable de las marcas y, en concreto, a los profesionales independientes del sector. Era un paso lógico y necesario dado que son una parte clave de la cadena de valor del branding y necesitan un espacio que los reúna, los relacione, los mantenga también actualizados y represente”.

Para Carlos Puig, presidente de Branward, “una vez cubierta satisfactoriamente la etapa inicial, la nueva estrategia de la asociación requería un reflejo directo en su propia identidad. Desde Branward entendimos que estábamos frente a una magnífica oportunidad para centrarnos en lo que realmente es importante para Aebrand: el branding”.

“Branding y punto” es el concepto que recoge la verdadera esencia de la nueva identidad. Ante el nuevo marco, el branding es lo realmente importante y queda reflejado en la versión simplificada formada por una “b” y un “punto”.

La primera decisión estratégica consistió en renombrar a la asociación que en adelante abandona el concepto “empresas”, con el objetivo de no ser restrictiva, pero mantiene sus siglas: Aebrand, Asociación Española de Branding. El concepto de apertura se resolvió a partir de la idea de identificar la realidad de un amplio colectivo, aspecto que se representó a través de la unión de diferentes puntos en un único objetivo común. La identidad anterior fue simplificada para conseguir mayor impacto y un look&feel más contemporáneo, capaz de integrar múltiples intereses. El símbolo AEB desaparece y se crea un logotipo que pretende reivindicar su razón de ser, de forma clara, directa y transparente.

Para el presidente de Aebrand, “la nueva identidad corporativa supone un paso adelante en el proceso de transformación de la asociación y busca ofrecer una sólida imagen de lo que Aebrand es hoy y de lo que, al mismo tiempo, proyecta hacia el futuro. Además, de dar visibilidad a su transformación, Aebrand pretende que su nueva imagen le apoye y le acompañe en su trayectoria futura, enfocada en el crecimiento”.

En este sentido, los grandes ejes de actuación de Aebrand para los próximos años serán: Primero, consolidar la disciplina del branding como un elemento estratégico de gestión empresarial, con especial foco en pymes, empresas familiares y emprendedores; segundo, ganar en representatividad y alcance, mediante la incorporación de nuevos socios, ya sean éstos empresas, profesionales independientes, gestores de marcas o académicos; y tercero, funcionar como un ecosistema donde los socios adquieren un mayor protagonismo y participación en la actividad asociativa.