Ya lo advertía Reporteros Sin Fronteras en su ranking sobre la Libertad de Prensa que la situación en Cataluña estaba provocando un deterioro en este derecho fundamental. La conclusión sobre el informe en España es que “esta región sigue siendo un terreno hostil para los reporteros de radio y televisión”. Hoy hemos tenido otro ejemplo con la agresión a Ángela García Romero mientras hacía la cobertura de la Diada.

A través de sus redes sociales, el ente público ha compartido un vídeo en el que se puede ver cómo varios manifestantes se colocan delante de la cámara y lanzan agua a la periodista para sabotear la grabación.

“Mientras estaba realizando una conexión en directo, para informar de las movilizaciones fuera de la Cámara catalana, le han lanzado una piedra, agua sobre la cámara y han arrojado el trípode al suelo entre insultos”, han denunciado desde RTVE.