La noticia mundial de hace unos días ha sido el anuncio de la Agencia Espacial Estadounidense, que asegura que en Marte hay agua. Imagino que la grandeza de la noticia viene por las implicaciones que tiene para el desarrollo de vida en el planeta rojo.

Y digo yo, puesto que según el INH (Institut Nova Historia), Colón era catalán, al igual que el Quijote y Santa Teresa, que no era de Ávila sino de Barcelona…, ¿no sería un buen golpe de efecto y muy, pero que muy interesante para la propaganda independentista que el Sr. Mas y compañía fueran los primeros en ir a Marte?

Ya lo estoy viendo, con la estelada clavada en un cráter  -perdón, pasaría a ser la interestelada-, asimilando con gran determinación los territorios marcianos a los paisos catalans, con la firmeza de que cualquier problema sería subsanado para gloria de la gesta y con la seguridad de que esta vez, de verdad, no tendrían nada que inventarse.

Por mi parte, adelante, ¡marcha pequeño Arturo, rodéate de tus leales y navega sin miedo y sin prisas hacia las nuevas tierras, que aquí nos quedamos los demás, henchidos de alegría!. ¡Ah! y escribe de vez en cuando (a la familia, claro).

Estelada en MArte