• El juez del ‘Caso Villarejo’ imputa al exdirector de Información Nacional del Gobierno y exdirector de ‘Interviu’ por el caso de espionaje al líder de Podemos, Pablo Iglesias
  • El periodista –que había sido citado a declarar como testigo- dimitió de su puesto hace unos días porque cree que está siendo “utilizado para atacar al Gobierno y al presidente”

El juez del Caso Villarejo, Manuel García Castellón, ha comunicado este lunes al periodista Alberto Pozas su imputación en la pieza 10 del Caso Tándem, que investiga la documentación que tenía en su poder el excomisario José Manuel Villarejo sobre el líder de Podemos, Pablo Iglesias. El que fuera hasta la pasada semana número dos de la Secretaría de Estado de Comunicación había sido llamado a declarar como testigo, pero su situación ha cambiado durante el interrogatorio. El delito que se le imputa a Pozas es el de revelación de secretos.

En su comparecencia como testigo, Pozas ha admitido que fue él, cuando era director de Interviú, quien facilitó al excomisario José Manuel Villarejo un pendrive con una copia de los datos del teléfono de la asesora de Podemos Dina Bousselham que habían recibido en la redacción y que no pensaban publicar, según informa Efe. De este modo, el exdirector de Información Nacional de Moncloa ha ratificado la versión que prestó el propio Villarejo al respecto cuando declaró como investigado por esta causa, ya que dijo que fue Pozas quien le entregó esa memoria USB. Esto es lo que habría derivado en la imputación del periodista por un presunto delito de revelación de secretos.

El magistrado Manuel García Castellón ha acordado que Pozas declare otro día para que acuda con asistencia letrada. La pieza, que es secreta, estudia si la llamada policía patriótica espió a partidos políticos con el conocimiento del Gobierno del PP de entonces, algo que ya ha negado la cúpula de Interior por aquel entonces.

Por la Audiencia Nacional ya han pasado Pablo Iglesias, en calidad de perjudicado; el presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, al que el líder de Podemos apuntó como la persona que le entregó los datos del móvil que le habían sido sustraídos a su asesora, y el propio Villarejo. El excomisario señaló a Pozas ante el juez para justificar por qué el contenido de ese volcado apareció entre el abundante material informático que se le intervino en su detención en 2017 y parte del cual acabó publicado por OK Diario, dirigido por Eduardo Inda, según recoge Europa Press.

El periodista presentó hace unos días su dimisión en la Secretaría de Comunicación porque consideraba que estaba siendo “utilizado para atacar al Gobierno y al presidente”. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha desvinculado el cargo en Moncloa de Pozas “con lo que ha podido hacer antes” y ha señalado que su imputación tiene que ver con “actividades” como periodista.