Antonio Alcántara y Merche se han metido en un buen lío. Los protagonistas de Cuéntame saltan de la pequeña pantalla a la Audiencia Nacional. Y es que no está bien eso de supuestamente defraudar a todos los españoles.

Según el auto dictado por el juez Ismael Moreno, Ana Duato e Imanol Arias deberán sentarse junto a otros 29 imputados en el banquillo de la Audiencia Nacional. El foco se ha puesto en el máximo responsable del bufete que asesoraba a los protas de Cuéntame al crear una estructura -22 empresas, 6 comunidades de bienes, una SICAV y una fundación- para ocultar al fisco parte de las rentas de los acusados.

Imanol Arias habría defraudado la bonita cantidad de 2,7 millones de euros y Ana Duato 1,9 millones. A esta última también se le imputa otro delito de falsedad documental.

Las dos Españas. Ricos y pobres. Los de arriba y los de abajo. Esperaré sentado a que aquellos que hace unas semanas despellejaron a Amancio Ortega por una generosa donación salgan, si la sentencia confirma el fraude de Duato y Arias, a contarnos que no está bien defraudar 4,6 millones de euros en un país donde el número de personas en exclusión social es de 8,5 millones, el 18,4 % de la población.