• La Zaragozana ha elaborado una cerveza especial para la ocasión, de características medievales y que ha sido seleccionada por los mismos turolenses
  • Durante la celebración de los esponsales se ofrecerá a los novios un barril cervecero en su honor y se procederá a un brindis

Por sexto año consecutivo, representantes de la sociedad turolense han catado las tres propuestas elaboradas por La Zaragozana para escoger la cerveza de las Bodas de Isabel de Segura. En esta ocasión, en la que se celebran los 800 años de los Amantes de Teruel, la elegida ha sido Ambar Cervisia, una cerveza con carácter, de color medio, tostada y con un amargor tenue en boca, que hará las delicias de turolenses y visitantes.

Junto a la ganadora, se han presentado otras dos propuestas que también seguían la tradición cervecera del medievo y que emulaban a las que ofrecían los monasterios y abadías medievales a sus peregrinos. Una de ellas estaba elaborada con trigo. La otra cerveza rescataba una receta muy antigua elaborada con cereales rústicos. Todas ellas se elaboran de manera tradicional y se sirven frescas, sin pasteurizar y sin filtrar, en vaso de loza, directamente desde el barril y a temperatura ambiente, como se consumían antaño.

Cervezas Ambar también estará presente en la famosa recreación. Y es que la cerveza de las Bodas será bendecida por el Obispo y ofrecida durante los esponsales a los novios. También se podrá degustar en la propia Abadía de San Arnoldo de Ambar, ubicada en la plaza del Ayuntamiento que servirá también como punto de encuentro institucional de la Fundación y en las posadas, tabernas y bares de Teruel, así como en las haymas de los distintos grupos.

El viernes de Bodas, el Obispo bendecirá la cerveza para “garantizar la pureza del líquido que será degustado por invitados, visitantes y turolenses” y la Abadía al completo participará en la comitiva nupcial. Durante la celebración de los esponsales se ofrecerá a los novios un barril cervecero en su honor y se procederá a un brindis.

Con el lema Ora, Ambar et Labora la nueva orden, con el abad Ossorio de Tarbes a la cabeza, recorrerá la ciudad durante las Bodas para impartir indulgencias cerveceras a visitantes y vecinos, siempre acompañado por los monjes y por los equinos portadores de barriles de la Cerveza conmemorativa. La darán a probar a quienes se arrepientan y ayudará a sanar el cuerpo y alma de los que la beban. A lo largo de las jornadas también se podrá asistir a las plegarias en la Abadía y conseguir una reliquia del Santo, un hilo de tela de su túnica.