• La marca holandesa de pulseras para hombre ha viajado a tierras andaluzas para buscar referencias que utilizar en sus producciones
  • Bajo el nombre de Andalucía, la compañía quiere hacer un homenaje a los paisajes, llanuras y campos llenos de olivos de la comunidad autónoma

Las tierras andaluzas son las que han inspirado la nueva colección de las pulseras Pig&Hen, una marca exclusiva para hombre que se confecciona a mano en Ámsterdam y que utiliza como materiales cuerda de barco y acero.

La compañía ha viajado, en esta ocasión, a la zona oriental de Andalucía, para buscar referencias que utilizar en sus producciones. El sur de España ha inspirado a la empresa, que quiere hacer un homenaje a sus paisajes, sus llanuras y sus campos llenos de olivos. Por todo ello, Andalucía es el nombre que ha dedicado a su nueva colección de este verano.

Andalucía para la marca holandesa 

La marca de pulseras Pig&Hen pertenece al Grupo Citytime y se inspira en el espíritu aventurero de los marineros holandeses para transmitirlo en sus creaciones. Siempre busca carácter, intrepidez y retos como sello de sus pulseras, características que -en esta ocasión- ha encontrado en la tierra andaluza.

Pig&Hen describe Andalucía como un lugar de paisajes bellos y solitarios, un espacio para perderse y encontrarse, donde poder caminar o conducir durante horas con la mirada perdida en sus característicos campos.

Esta empresa se enamoró de Andalucía, fue fácil, sólo tuvo que pasear por las plazas de sus pueblos, observar a los grupos de ancianos fumando y jugando al ajedrez y comprobar en persona la hospitalidad de sus gentes. Se sienten unidos a los andaluces, por sus ganas de disfrutar de todo y por su amor a la vida, dos conceptos que reflejan las pulseras de la nueva colección de Verano de Pig&Hen.

El contraste de las tierras andaluzas -con paisajes desérticos y calurosos en algunas zonas y con las frías montañas de Sierra Nevada, en otras vistas- ha inspirado una colección donde se mezclan los colores de la tierra, con tonalidades ocres y marrones, con los de la nieve, con tonos blancos y grises.