• Forma parte de la campaña ‘Shot en iPhone’ que arrancó el 26 de junio
  • El objetivo es mostrar el espíritu de libertad, diversión y optimismo que el verano trae a todo el mundo

Junto al lema Shot on iPhone Apple ha seleccionado una fotografía de la playa de Benidorm de María Moldes para su campaña de verano.

La imagen de Benidorm, tomada en 2015 con móvil, cubre edificios, vallas y diferentes emplazamientos de 25 países de Europa, Estados Unidos y Asia.

La campaña empezó el 26 de junio y Apple eligió a 22 fotógrafos de todo el mundo, incluida esta gallega, que vivió y desarrolló buena parte de su trabajo en Alicante y que desde hace un tiempo reside en Madrid. «Hace unos tres meses Apple se puso en contacto conmigo por mail, a través de la agencia de publicidad que trabaja para ellos; habían visto mis fotos y me pidieron esa en concreto, aunque me dijeron que mandase otras que a mí me gustasen».

Mes y medio después, una vez que Apple daba el visto bueno, María Moldes firmaba el contrato y durante dos años su imagen podrá recorrer el mundo de la mano de esta empresa. «Cuando vi el mail me quedé un poco parada, parece que no iba conmigo la cosa», asegura.

Con su campaña Shot en iPhone, el gigante tecnológico pretende mostrar «el espíritu de libertad, diversión y optimismo que el verano trae a todo el mundo», afirma Moldes. La imagen seleccionada de la fotógrafa muestra a un grupo de mayores haciendo gimnasia sobre la arena. Fue tomada en una de las playas de Benidorm en 2015, dentro de su serie Imágenes de la vida radiactiva en la que retrata la cara más kitsch de esta ciudad. Unas fotografías que Moldes realizaba para compartir en Instagram pero que finalmente saltaron la frontera de las redes sociales para exponerse en diferentes espacios físicos.

De momento, no ha visto la imagen de su fotografía por el mundo más que por testimonios gráficos que le mandan sus seguidores -en Instagram son cerca de 10.000-, ni siquiera ha podido contemplar aun las que se han colgado en dos emplazamientos de Madrid tan céntricos como la estación de Atocha y Nuevos Ministerios, por donde pasan a diario miles de personas. También se ha colocado en dos espacios de Barcelona.

Muchas de las reproducciones de ese pedazo de Benidorm ocupan fachadas enteras, unos tamaños a los que Moldes no está muy acostumbrada, al trabajar siempre con el móvil. «Son tamaños enormes, la de Milán ocupa un edificio y eso está muy bien; además encontré un vídeo en el que se ve cómo hacen estas lonas y es impresionante ver una foto tuya con esas dimensiones».

En estas reproducciones ampliadas, Apple destaca el nombre de la fotógrafa: By Maria M. «Me hace mucha ilusión, primero que te paguen porque en fotografía eso es bastante difícil y segundo, porque es un reconocimiento a nivel mundial».