• El Gobierno autonómico, junto con los agentes sociales y económicos, pone en marcha un plan y primará en la contratación pública a aquellas compañías que incorporen estos hábitos
  • La DGA pondrá en marcha medidas en materia de recursos humanos, formación, eficiencia energética, buenas prácticas ambientales o contratación, entre otras

Son muchas las compañías que contemplan la responsabilidad social (RS), sin embargo, el compromiso con la misma no termina de arrancar. Consciente de la importancia que tiene este intangible para la construcción de reputación y de imagen en las empresas, el Gobierno de Aragón –junto con las organizaciones empresariales y sindicatos- ha puesto en marcha el Plan de Responsabilidad Social de Aragón, para fomentar esta práctica en el tejido empresarial y premiar a todas aquellas compañías y autónomos comprometidas con este valor.

El Ejecutivo aragonés creará un sello para reconocer a las empresas que destaquen en la incorporación de nuevos hábitos,como la sostenibilidad, la conciliación laboral y familiar, la igualdad o la calidad. Pero ese reconocimiento de la DGA no sólo será honorífico (con un galardón), sino que irá más allá. El Gobierno primará en la contratación pública a aquellas compañías que incorporen estos hábitos.

Desde la DGA han comentado que estas medidas servirán para “generar de forma colectiva un impacto social más sostenible, aportando valor añadido a la marca Aragón”. Asimismo, se ha recordado los beneficios directos que pueden obtener las empresas y autónomos que apuesten por la Responsabilidad Social, ya que se traduce en una mejora de imagen y reputación; en la generación de valor ante sus propios empleados, mejora la productividad y la retención de talento; en la fidelización de clientes y la captación de otros nuevos; en la contribución al desarrollo sostenible y a la mejora de la sociedad y en la diferenciación frente a la competencia y ampliación de la cuota de mercado.

Desde el Gobierno de Aragón se quiere asumir un papel impulsor de la responsabilidad social y dar ejemplo. En esta línea, el Ejecutivo autonómico se va a implicar con la Responsabilidad Social, comenzando en 2016 con la realización de memorias de RS en los organismos autónomos y empresas públicas, así como en la puesta en marcha de medidas de compromiso en materias de recursos humanos, medioambiente, formación, eficiencia energética, buenas prácticas ambientales, administración electrónica y contratación.