• El grupo de la nieve cierra su oficina central en Zaragoza y se instala en Formigal para estar más cerca de las estaciones y recortar gastos
  • La idea de la compañía pública es trasladar todos los departamentos al Pirineo, aunque todavía está en conversaciones con el personal implicado

Aramón quiere estar más cerca de las pistas de esquí, objeto principal de su actividad. Es por eso que la compañía pública (participada por el Gobierno de Aragón e Ibercaja al 50%) ha anunciado que va a cerrar su oficina central en Zaragoza y se va a instalar en Formigal. Esa decisión implica, en principio, a todas las áreas de la firma, con lo que Aramón podría contar con unos departamentos de Marketing y de Comunicación a pie de pista.

Según informan desde la empresa, la intención de la compañía es trasladar toda la actividad que tenía en su oficina de Zaragoza. Esto implica también el movimiento de la decena de personas que trabajan en los departamentos de Marketing y de Comunicación de Aramón. No obstante, desde la compañía también señalan que, en la actualidad, están en conversaciones con el personal implicado, por lo que no se puede saber con seguridad cuál va a ser la estructura que, finalmente, va a tener en las instalaciones de Formigal.

En su día, la apertura de la oficina central de Aramón en Zaragoza respondió a una estrategia expansiva. En la actualidad, el traslado de la sede a Formigal responde a una apuesta por el territorio, descentralizando los servicios de la capital y acercándolos a las estaciones de esquí, que son los centro de empuje de su actividad. Además, la instalación en el Pirineo también permite a la firma de la nieve ahorrar costes.