• La empresa postal ha vendido en sus oficinas de la comunidad más de 11.600 tarjetas de Unicef y más de 3.300 bolígrafos solidarios de la campaña ‘Un juguete, una ilusión’
  • Las acciones de responsabilidad social del servicio de Correos también han incluido la venta de participaciones para el Sorteo Extraordinario de Navidad de Cruz Roja

Correos ha cerrado sus campañas solidarias de Navidad en Aragón con un balance muy positivo. Las acciones de responsabilidad social puestas en marcha por el servicio postal en la comunidad autónoma han posibilitado la venta de más de 11.000 tarjetas de Unicef, más de 3.000 bolígrafos solidarios y cerca de 14.000 participaciones para el Sorteo Extraordinario de Navidad de Cruz Roja.

Así, las 11.630 tarjetas de Unicef vendidas durante el periodo navideño en las más de 100 oficinas aragonesas de Correos, se han traducido en unos ingresos de 13.900 euros, que serán destinados a este organismo de Naciones Unidas, especializado en la defensa y protección de los derechos de la infancia. La empresa postal es aliado estratégico de Unicef desde hace más de 40 años.

La empresa postal también ha colaborado con Cruz Roja Española. En las oficinas de Correos de Aragón, se han vendido cerca de 14.000 participaciones de lotería para el Sorteo Extraordinario de Navidad de Cruz Roja, que han reportado más de 110.000 euros. En esta ocasión, cada boleto ha incluido un donativo de 50 céntimos que se destinará a los distintos programas y proyectos que lleva a cabo dicha ONG.

Además, la sociedad estatal ha colaborado con la comercialización en oficinas de más de 3.300 bolígrafos solidarios de la XVI edición de la campaña Un juguete, una ilusión, una iniciativa de la Fundación Crecer Jugando y Radio Nacional de España (RNE). Correos sigue siendo uno de los principales canales de comercialización de los bolígrafos solidarios, con cuya venta este año ha recaudado alrededor de 16.500 euros, que la Fundación Crecer Jugando destinará al envío de juguetes a niños de 21 países de América Latina, África y Oriente Próximo, así como a la creación de ludotecas infantiles en colegios, hospitales y otros centros comunitarios.