• La firma de descanso aragonesa pone en marcha una acción con la que, basándose en un juego de palabras y con el trasfondo del cambio de colchón del presidente, invitan a sus clientes a ‘botar’ sobre su colchón
  • Los clientes pueden ejercer este derecho, que además puede tener premio, en las tiendas de la compañía o en su casa hasta el próximo 28 de abril

La originalidad no se escapa a nadie y se agudiza mucho más en periodo electoral. La empresa zaragozana Bed’s, especialista en productos para el descanso, se ha inspirado en el cambio de colchón del presidente Pedro Sánchez y en un juego de palabras para invitar a la gente a que ‘bote’ en su campaña. Aunque, en esta ocasión, sea sobre el colchón.

Un juego de palabras y la Campaña electoral han servido para que esta empresa invite de forma original a ejercer el derecho a ‘botar’, aunque en este caso sea sobre el colchón. El director general de Tiendas Bed’s, David Carmona, ha explicado que “es una campaña que se nos ocurrió a raíz de la convocatoria de elecciones, y con la intención de rebajar la tensión política que se está generando últimamente. Botar en Bed´s y ejercer el derecho a botar, son dos de los principales reclamos de la campaña. Botar es una forma de liberar esas tensiones y ese estrés durante unos momentos. No dejamos de estar en campaña nosotros también, por partida doble”.

Y es que los clientes que participen en esta promoción podrán botar en los colchones de alguna de las tiendas de la compañía, o incluso en su propia casa, fotografiando el momento. De esta forma, botar tiene premio para quien ejerza ese derecho, ya que la compra puede salirle gratis. Hay quien avisa tras botar que la primera medida importante que van tomar en su hogar es la de “cambiar de colchón”. Además, la duración de la campaña, según ha indicado Carmona, se alargará hasta el mismo día de las elecciones generales. “Esperamos recibir muchos clientes con ganas de botar y luego poder hacer entrega de los premios a los ganadores de estas particulares elecciones”, ha añadido.

Es, sin duda, una manera desenfadada de afrontar una campaña que, a diferencia de la campaña de Elecciones Generales, tiene un tono muy diferente.