Observé perplejo ayer como la Alcaldía de Zaragoza se negociaba en plena plaza del Pilar. En un banco público. El objetivo era enseñarnos lo transparentes que son Zaragoza en Común y CHA.

Son varias las reflexiones que hago:

¿Juan Alberto Belloch hubiese permitido algo parecido?

¿Por qué no pidió mi estimado Juan Martín este gesto en la legislatura pasada?

¿La calle significa ser más transparente o significa otra cosa?

¿Negociarán con el gerente de Transportes Urbanos también en un banco?

¿Y con los de parques y jardines?

¿Seguirán haciendo lo mismo con el resto de asuntos municipales?

Este cronista considera que la política es otra cosa. Deben más altura de miras a los ciudadanos.

Este pobre postureo hubiese acabado con un pacto PP y PSOE pero estas cosas sólo ocurren en Alemania. Además de que el candidato popular es difícil de que se entienda con alguien. Rarezas que uno tiene.