Necesitaría millones de caracteres y toda la mañana para escribir sobre las madres. ¡Cómo las necesitan sus hijos, sus maridos  y esta sociedad! Debemos protegerlas como si de una especie en extinción se tratase.

Las madres hacen hogar, protegen a sus cachorros, miman esos pequeños detalles que marcan las diferencias con esa otra gran figura que hoy no mencionaré –y de la que soy gran defensor- y van regando amor por todos los rincones donde este su manada.

Mímenlas diariamente con muchos “te quiero” y ayudémoslas a que su trabajosa tarea sea más cómoda. Gracias por vuestra generosidad, sacrificio y entrega diaria a vuestras familias.