• La compañía de la DOP Cariñena actualiza su gama de vinos crianza bajo la nueva enseña, que también es un tributo a la labor de los viticultores actuales y de los socios fundadores
  • La bodega, que inició su andadura en 1953, continúa con su apuesta decidida a situar la marca Paniza en el mercado

Bodegas Paniza continúa con su estrategia de posicionamiento, apostando por nuevas presentaciones y esmeradas elaboraciones. Ahora, acaba de actualizar su gama de vinos de crianza bajo la marca Ibero de Paniza.

Ibero de Paniza es un homenaje a los viticultores actuales que componen la bodega y a los socios fundadores que iniciaron la andadura de de la misma en 1953. De ahí que la fecha 1953 tenga una presencia especial en la etiqueta. Las líneas verticales del icono representan el viñedo y los más de 300 socios que trabajan en sus viñas y el círculo, a la bodega que les une. En cuanto al nombre, Ibero de Paniza es un guiño a su origen, pero en este caso, al antiguo. Se dice que los Iberos habitaron Paniza hace más de 2.000 años.

Ibero 2013 gran reserva es un vino de color rojo granate brillante, cubierto con tonos anaranjados. Su aroma es complejo con notas de frutos secos tostados, pimienta y vainilla, aromas balsámicos. En boca es suave en la entrada, sabroso y carnoso en su paso, con buena estructura. En retronasal, tiene elegantes notas de madera de roble y frutas rojas silvestres. Su amplitud y armonía dan paso a un largo y agradable recuerdo de pasas. Ibero 2015 reserva es de color rojo rubí con tonos teja. Destaca la complejidad de aromas: frutos secos, vainilla, regaliza y balsámicos. En boca es delicado, equilibrado y con buena acidez y posgusto afrutado.

Y por último, Ibero 2016 crianza es un vino de color cereza madura con tonos violáceos y ligeros teja. Tiene aromas de frutos secos, vainilla y tostados. En boca es suave, estructurado y carnoso y tiene un largo posgusto con agradable armonía.