• La Comisión Europea acusa al buscador de posición dominante al dar preferencia a su servicio de comparación de compras
  • La compañía muestra su desacuerdo con las conclusiones comunitarias y baraja su apelación

La Comisión Europea ha impuesto a Google una multa de 2.420 millones de euros, la mayor que pone hasta la fecha contra una sola compañía, por abusar de su posición de dominio como motor de búsquedas en internet al dar ventajas “ilegales” a su servicio de comparación de compras.

La cifra duplica la multa de 1.060 millones de euros que el Ejecutivo comunitario impuso en 2009 al grupo informático estadounidense Intel, entonces la mayor de la historia de la Unión Europea, también por abuso de posición dominante al tratar de expulsar a sus rivales del mercado de microprocesadores.

Bruselas envió un primer pliego de cargos a Google en abril de 2015 en el que denunció que la empresa reserva sistemáticamente un trato favorable a su comparador de precios en sus páginas de resultados de búsquedas generales.

En su decisión de este 27 de junio, la Comisión Europea ha concluido que Google ha adjudicado a su servicio de comparación de precios una ventaja “ilegal” al otorgarle una posición “prominente” en los resultados de búsqueda, al mismo tiempo que “degradaba” la visibilidad de los resultados de sus rivales.

Google ha expresado su “desacuerdo” con las conclusiones de la Comisión Europea. “Estamos en desacuerdo con las conclusiones anunciadas”, ha declarado Kent Walker, vicepresidente senior y general counsel de Google: “Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar y continuar exponiendo nuestros argumentos”, ha añadido.