• Patrocinios como el de la Selección Española de Fútbol, de la que es agua oficial, y su vinculación a los principales equipos gallegos, han acompañado su despegue
  • Cabreiroá cerró 2017 con un incremento de producción de un 11%, alcanzando los 26 millones de euros lo que supone un 15% más que el ejercicio anterior

El éxito de Cabreiroá en el mercado ha llevado a la marca a consolidarse como la segunda opción a nivel nacional en el canal de hostelería, tanto en su versión sin Gas como con Gas. El Director del Negocio de Aguas de Hijos de Rivera, Álvaro García de Quevedo, señala que “la apuesta de la compañía por el negocio de aguas en los últimos años se ha materializado tanto en importantes inversiones para conseguir mejoras en las instalaciones industriales como en cambios de envases o ampliaciones de formatos que nos permiten disponer de mayor flexibilidad para dar respuesta a las demandas del mercado”. Además, se han creado significativas sinergias con otros manantiales del grupo empresarial como Agua de Cuevas (en Felechosa, Asturias) o Fontarel (en Loja, Granada).

Patrocinios como el de la Selección Española de Fútbol, de la que es agua oficial, han acompañado el despegue de Cabreiroá en el mercado, y seguirán reforzando su visibilidad en grandes eventos como el próximo Mundial de Rusia. Entre las propuestas más exitosas de la marca de los últimos años está su vinculación a los principales equipos gallegos, como son el RC Deportivo de La Coruña, el RC Celta de Vigo o el Obradoiro CAB. Además, Cabreiroá ha puesto en marcha originales campañas publicitarias televisivas, se ha asociado a licencias infantiles como Superwings y ha apostado por llamativos diseños en sus etiquetas como es el caso de Mundopiruu.

Cabreiroá cerró 2017 con un incremento de producción de un 11%, lo que supone un total de 80,5 millones de litros de agua mineral envasada de las diferentes marcas que comercializa: Cabreiroá sin Gas, Magma de Cabreiroá con Gas Carbónico Añadido y Magma de Cabreiroá con Gas Carbónico Original. En términos de facturación, la compañía cerró el ejercicio pasado alcanzando los 26 millones de euros, un 15% más que el año anterior. Todo ello permite que Cabreiroá pueda seguir creciendo en sus instalaciones de Verín (Ourense) manteniendo una plantilla estable que se sitúa en torno a las 50 personas.