Después de perder más de media España en las últimas elecciones, ahora toca cambiar el logo. Hacen falta acciones concretas que indiquen un cambio real. Con un cambio de logo no se recuperan clientes.

imagen[1]

El PP está en crisis. Es verdad que hay nuevas caras, pero no las suficientes. Es verdad que el PP quiere demostrar que ‘sabe escuchar’, pero no es suficiente. Debe de ser cierto que quiere mostrarse como un partido ‘moderno y reformista’, pero no creo que sea suficiente.

Un partido desangrándose y a alguien se le ocurre meter la palomita dentro. Tal vez haya que meter la palomita dentro y sacar a Rajoy fuera. Y esto no lo dice el Zorro. La regeneración la demandan la mayoría de los militantes.