• ‘Ascaso y el obrador de chocolate’ es un guiño al libro de Roald Dahl, coincidiendo con el centenario del nacimiento del autor británico
  • La firma oscense ha escondido siete billetes dorados en sus turrones para invitar a sus clientes a conocer en primicia su nuevo obrador de Huesca

La popular historia de Charlie y la fábrica de chocolate ha inspirado la campaña navideña que ha puesto en marcha Pastelería Ascaso. En el libro de Roald Dahl, cinco niños tenían el privilegio de conocer la fantástica fábrica de chocolate de Willy Wonka si encontraban un billete dorado dentro de sus chocolatinas. Ahora, la firma oscense ha querido homenajear esta conocida historia con la campaña Ascaso y el obrador de chocolate, coincidiendo con el centenario del nacimiento del escritor británico y la inauguración de su nuevo espacio de trabajo en Huesca.

Para ello, han “escondido” siete billetes dorados en siete de los turrones artesanos que cada Navidad elabora Ascaso. “Estos ‘billetes’ pueden aparecer en cualquier lugar de España y, quien los encuentre, disfrutará de una visita para dos personas, guiada y tematizada, en nuestro nuevo obrador. Será en febrero y… ¡el mismísimo Willy Wonka estará esperando a los afortunados!”, indican desde la pastelería.

Y es que, cada año, la firma oscense elabora de manera artesanal once toneladas de turrón de treinta sabores diferentes. Entre ellos, se encuentran el de Tres Cremas, el Dulcey (cuya base es el chocolate rubio), el Yema-Guindas (realizado con guindas croatas confitadas en Francia), los clásicos Jijona y Alicante, el Biskey con Pipas o sus míticos Trufados, que combinan el chocolate de Valrhona con sabores como las frutas del bosque, el coco o la fruta de la pasión-pimienta rosa de Madagascar.