No sé si sabrán que los diputados autonómicos tienen, por su condición de casta, conexión a Internet en sus domicilios particulares con cargo a las Cortes de Aragón. Es decir, poner Dora la Exploradora a sus hijos o chatear con sus amistades, les sale tarifa plana gracias a los ciudadanos que les han votado.

internet

Es cierto que las operadoras nos lo venden como kit, pero estarán de acuerdo conmigo que es poco vendible a oídos del ciudadano.

“¿Por qué será?…”, que decía La Bombi.

El contrato de Vodafone dice que “si algún diputado o diputada renuncia al ADSL, se reducirá el coste del contrato para las arcas públicas”.

Hoy por hoy, los únicos que han renunciado a este privilegio son los diputados de Ciudadanos. Veremos si les secunda alguien.