• Su facturación en el pasado ejercicio alcanza los 106 millones de euros y obtiene un beneficio de cuatro millones de euros
  • La cadena destinará el 50% de las ganancias a compensar el esfuerzo salarial de sus trabajadores durante la crisis

Por fin la Cope abandona los números rojos. Según las cuentas aprobadas por su Junta de Accionistas, la facturación del grupo Cope en 2016 alcanzó los 106 millones de euros, el 14% más que en el año anterior. Según ha destacado la cadena, estos datos ratifican “la tendencia al alza de los ingresos, la sólida situación de la compañía y la ausencia de endeudamiento bancario”.

La emisora obtuvo cuatro millones de euros de beneficios después de impuestos en el pasado ejercicio, un 300 % más que en el ejercicio anterior. “El balance económico pone de manifiesto que la compañía mantiene una vigorosa situación financiera con un patrimonio neto que representa el 56% del total del pasivo”, subraya la cadena.

Asimismo, la emisora precisa que el 50 % de los beneficios de 2016 se destinará “a compensar parte del esfuerzo salarial realizado por los trabajadores durante la crisis económica”. La Junta de Accionistas también ha reconocido la positiva evolución económica de la empresa en el primer semestre de 2017. De enero a junio de este año las ventas han aumentado sensiblemente.