La RTVA “del cambio” se le resiste al tripartito en Andalucía. Tanto PP como Ciudadanos y Vox no han generado el consenso necesario para desatorar la situación de bloqueo de la radiotelevisión pública, que todavía anda en la anormalidad de tener un responsable que va para cuatro años de interino.

A pesar de poner sobre la mesa los nombres de Rafael Porras para presidir el Consejo de Administración y Carmen Estero como Directora, la propuesta no termina acabar con el inmovilismo de una institución  con la que urge acabar con la incertidumbre para avanzar en nuevos desafíos de audiencia, actualización tecnológica y mejora continua en el servicio público. 

Y este contexto empieza a impacientar al consejero de Presidencia, Elías Bendodo. Apela al consenso y al diaólogo pero amenaza “sin complejos” con saltarse el trámite de la negociación y el ponerse de acuerdo mediante la fórmula del “Decretazo”.

Es decir, que cambiaremos los “Viernes Sociales” de Pedro Sánchez en los últimos Consejos de Ministros, por los “Martes Comunicativos” de los Consejos de Gobierno en la Junta. Si para Bendodo la medida del ejecutivo nacional era “anti-social” está claro que la que quiere imponer el gobierno andaluz no es la más “pro-comunicativa”, más bien lo contrario.

Son varias las asignaturas pendientes que tiene este gobierno con la comunicación, entre ellas la estructura administrativa de la Dirección de Comunicación (otrora Oficina del Portavoz), pero destaca la RTVA y el Consejo de Audiovisual. Confiemos en que se busque honestamente y con voluntad real de acuerdo una solución.

Bendodo tiene experiencia y se espera que no se llegue a esos “martes comunicativos”, que triunfe antes la responsabilidad, el bien común y un pacto “sin complejos” para garantizar el futuro de la comunicación pública. Y rápido.