• El conocido personaje fue protagonista de las campañas publicitarias de la lotería de Navidad entre los años 1998 y 2006
  • Costumbres navideñas, los sueños, la alegría y la solidaridad han centrado los spots de ‘El Gordo’ de los últimos años

El Sorteo de Navidad es uno de los eventos más esperados del año. De la misma manera, el spot que sirve para anunciar este acontecimiento se ha convertido en un clásico publicitario y en un anuncio que todo el mundo espera cuando llegan las Navidades. Sin embargo, aunque los orígenes de la lotería tal y como la conocemos se remontan a 1812 y los primeros spots empezaron a emitirse en 1958 (tras la llegada de la televisión), su verdadera popularidad llegó en 1998 con su personaje más emblemático: el calvo de la Navidad.

Entre 1998 y 2006, el actor británico Clive Arrindell –que incluso llegó a firmar una cláusula de exclusividad con Loterías y Apuestas del Estado– se convirtió en el alma de la Lotería de Navidad. Los anuncios, obra de Publicis España, terminaban con el entrañable calvo vestido siempre de negro mientras una voz en off pronunciaba dos lemas: Cada Navidad tus sueños juegan a la Lotería con el famoso soplido final y el conocido ¡Que la suerte te acompañe!

Descubrir cada temporada con qué sorprendería el famoso Calvo de la Lotería se convirtió en costumbre. Además, el rodaje del anuncio navideño solía centrarse en una localidad de la geografía nacional. Y en el año 2000, el escenario elegido fue la estación de Canfranc.

Pero el protagonismo del actor eclipsó al verdadero objetivo de las campañas: vender lotería. La campaña de 2005 fue la del adiós a un símbolo y la última protagonizada por Arrindell.

En 2006, sin la ilusión del Calvo de la Navidad, Loterías y Apuestas del Estado se inclinó hacia otra línea narrativa: un retrato costumbrista de las tradiciones navideñas. Además, se cambió el lema: Es lo que toca.

Durante los siguientes años, se mantuvo la apuesta por historias cercanas a los españoles. En 2007 se hizo la campaña la suerte es de todos, que lanzaba un guiño a los inmigrantes que pasaban las Navidades fuera de sus países y lejos de sus familias. En 2008 se quiso destacar que la Navidad saca la parte más emocional que tenemos todos dentro. Y en 2009, Loterías volvía a la idea de identificar el Gordo con la Navidad, así como la idea de que había muchas navidades: tradicional, moderna, nevada, soleada, afortunada, ilusionada…

La fantasía y los sueños fueron los protagonistas de los siguientes anuncios.

El anuncio del Gordo de Navidad de 2013 ha sido de los más comentados y de los que más huella ha dejado. Lo tenía todo para ser un éxito: Pablo Berger en la dirección, Montserrat Caballé, Raphael, Marta Sánchez, David Bustamante, Niña Pastori, una escenografía dorada y fastuosa… Y sin embargo, la fama vino más por las memés que por su contenido.

Para distanciarse de la polémica del año anterior, Loterías y Apuestas del Estado –de la mano de Leo Burnett– volvió a apostar por el costumbrismo y situó el spot de 2014 en el barrio de toda la vida. El ficticio bar de Antonio representaba valores como la ilusión, la felicidad, la humanidad y la amistad. El Mayor Premio es Compartirlo también ha llevado numerosos galardones a la agencia creativa.

En 2015, llegó la historia del vigilante Justino, que volvía a incidir en valores como la generosidad y el compañerismo. Su historia nos conmovió a todos y, además, se convirtió en el anuncio más premiado del mundo en 2016.

 Leo Burnett volvió a estar al frente de la campaña de la Lotería de Navidad del pasado año, protagonizada por la entrañable Carmina. Bajo el claim de El mayor premio es compartirlo, narra la historia de una maestra jubilada con alzheimer que oye su número en el reportaje sobre el sorteo de años anteriores que está viendo y, por error, cree que le ha tocado el Gordo.

Para este año, Loterías y Apuestas del Estado ha apostado por una historia llena de fantasía, optimismo y amor con Danielle. Dirigida por Alejandro Amenábar, narra la historia de una visitante de otro mundo que se encuentra por azar con Daniel, un guía turístico de Madrid, con el que un décimo de lotería marcará para siempre su destino. Danielle habla sobre el significado de la suerte y, una vez más, nos muestra que la mejor parte de la Lotería de Navidad está en poder compartirla con los que uno quiere.