• Los técnicos de Aragón Radio y Aragón TV destacan el éxito de la movilización, pero “repudian” la actitud de la Corporación que cubrió la emisión de la puesta del pañuelico con una unidad móvil de otra compañía
  • El comité de empresa anuncia que continuará con las protestas que comenzaron en Semana Santa para demandar una mejora de las condiciones laborales

El comité de empresa de Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) en Aragón ha destacado en un comunicado el éxito del paro parcial llevado a cabo por la plantilla de la compañía que se encarga del mantenimiento y la explotación técnica de los equipos en Aragón Radio y Aragón Televisión el sábado, 8 de julio, coincidiendo con la puesta del pañuelico en Teruel. Según informan desde el órgano de representación de los trabajadores, el 90% de los trabajadores en turno y no afectados por los servicios mínimos ha secundado la movilización.

Sin embargo, desde el comité de empresa de TSA Aragón, se “ha repudiado” la actitud de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV), ya que sustituyó la unidad móvil operada por TSA y la propia de Aragón TV por otra de una tercera empresa, MediaMóvil – perteneciente al grupo Mediapro-, para realizar el programa especial con motivo de la puesta del pañuelico en Teruel. “Independientemente de la posible legalidad o no de esta decisión, serán terceros los que la diriman, como mínimo es un hecho abusivo e inmoral por parte de una corporación pública”, han señalado los representantes de los trabajadores.

Además, desde el comité, suman el hecho de que el Gobierno de Aragón, “a instancias de CARTV, lance una licitación pública de contrato de servicios de casi 100.000 euros para que otra empresa se haga cargo de las retransmisiones de la pretemporada deportiva con el fin último de que la plantilla de TSA pueda intentar dar conocimiento de su situación a la audiencia a través del único instrumento que le dejan y al que se ve forzada: la huelga”.

Los representantes laborales en TSA Aragón argumentan que la licitación supone duplicar un servicio ya contratado y adjudicado, “jugando así con dinero público e incrementando costes mientras de cara a la galería se alardea de su gestión económica”. En este sentido, subrayan que, a pesar de que su conflicto está vinculado directamente con la empresa Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA), “la CARTV ha tomado partido empresarial con este tipo de acciones que pretenden silenciar y aplastar los conflictos internos que tiene, tanto con sus propios trabajadores como con los de las empresas subcontratadas que le prestan servicio”.

No obstante, la plantilla de TSA en Aragón ha anunciado su intención de seguir peleando contra la situación de desamparo y precariedad en la que se desarrolla su trabajo y, por tanto, continuará con las movilizaciones que iniciaron en Semana Santa. El objetivo de las protestas no es otro que el de conseguir una mejora del convenio colectivo, el reconocimiento de la antigüedad de la empresa, la compensación de los fines de semana y festivos, la mejora de la coordinación en materia de prevención de riesgos laborales y la elaboración de medidas de apoyo a la conciliación familiar.