Finalmente Pedro Sánchez ha dado calabazas a Atresmedia y no participará en el debate. Todo ello a pesar de que la plataforma audiovisual, tras la decisión de la JEC, moviese rápidamente ficha y readaptara “El debate” a cuatro sin la inclusión de VOX. El espacio informativo, a priori, se mantendrá el 23 de abril a las 22 horas y se emitirá en exclusiva por Antena 3, La Sexta, Onda Cero, ATRESplayer y Antena 3 Internacional.

Atresmedia insiste en el interés periodístico del debate a cinco como el más relevante para los ciudadanos. Asimismo, la corporación audiovisual respeta pero no comparte la decisión de la JEC y estudia recurrir el acuerdo ante el Tribunal Supremo pues consideran que “en ningún momento su celebración menoscaba la presencia en los medios del grupo de ninguna formación política con representación parlamentaria o que concurre a las elecciones”.

Igualmente aseguran que “durante las últimas semanas y en todo el periodo de campaña, todos los partidos han tenido y tendrán la oportunidad, a través de entrevistas, informaciones e, incluso otros debates, como recoge el escrito de la JEC, de trasladar sus mensajes a la sociedad desde Atresmedia”.

Falta de proporcionalidad

La polémica salto ayer tarde cuando la Junta Electoral Central admitió el recurso presentado por ERC, PDeCAT, PNV y Coalición Canaria donde denunciaban que la presencia de Vox, que no cuenta con representación parlamentaria, vulneraba sus derechos. Además, afeaba a la cadena televisiva que ni siquiera se haya puesto en contacto con estos grupos para la participación en el mismo.

El órgano Superior de la Administración electoral defendió que “el debate a cinco propuesto por Atresmedia, resulta contrario al principio de proporcionalidad que debe ser respetado por las televisiones privadas durante los periodos electorales”. Por tanto, “ese debate no podrá celebrarse en los términos indicados sino que, sí así lo decide el medio, deberá modificarse para atender a las exigencias de dicho principio”.