Ricardo García Becerril y Carlos Esco, presuntamente, malversaron –se llevaron a su casa- 700.000 € por la operación del kartódromo comprado por PLAZA. La Fiscalía y la UDEF están trabajando para presentar las pruebas pertinentes.

El último pago por la compra del terreno se producía en julio del 2005. Sólo hace diez años. Leíamos la semana pasada –Heraldo y Periódico– que, en cuatro meses, prescribirán los presuntos delitos de malversación de ambos personajes.

Los medios aragoneses denunciaban un hecho y advertían que la cuenta atrás ha comenzado. Veremos qué hace la Justicia, a la que se le dotó de infraestructura y medios. Tal vez no los suficientes. Pero el reloj puede ser que esté roto.