• Quattro Idcp y Guillotina Estudio se llevan el Premio al mejor programa de identidad corporativa
  • El diseñador gráfico Álvaro Justo se hace con el IGDEA en la categoría de mejor tipografía con Verbas Sans, inspirada en el tipo de fuentes “gallegas” utilizadas durante el siglo XX

Siguiendo su objetivo de premiar la excelencia en el mercado del diseño gráfico, los Premios IGDEA reconocieron a los gallegos Quattro Idcp y Guillotina Estudio como mejores programas de identidad corporativa.

La agencia coruñesa Quattro idcp fue premiada por sus aplicaciones corporativas para KOH LANTA, taberna take away de comida tailandesa ubicada en la Plaza de La Cormelana. Koh Lanta, que significa isla bonita, basa su carta en la cocina callejera del sudeste asiático de países como Vietnam, Tailandia, Japón e Indonesia. Las influencias del alfabeto tailandés se mezclan con estilos minimalistas reflejándose en una elegante papelería que transmite al 100% la filosofía del sudeste asiático en una ciudad europea.

19247_esp_ESCALA_1024_768

Guillotina Estudio también ha sido reconocida con un IGDEA por su trabajo para O Almacén, un espacio cultural en Vigo que ofrece actividades de ocio (conciertos, exposiciones) y formación (cursos, talleres). En el pasado, el ambiente estaba destinado a tienda de alimentos, y el equipo de Guillotina ha conseguido que esa esencia perdure a través de la ilusión de crear un estante con la opción tipográfica para el logotipo y las “cajas apiladas” de lenguaje visual. Los colores utilizados también están conectados con la arquitectura del edificio.

19220_esp_ESCALA_1024_768

Por su parte, Álvaro Justo se llevó el galardón a mejor tipografía con Verbas Sans por traducir estas formas tradicionales a un lenguaje más racional. El valor del proyecto reside en resolver un problema, investigar, analizar y valorar un legado cultural y crear una herramienta útil para la comunicación.

19318_esp_ESCALA_1024_768

Los Premios Internacionales de Diseño Gráfico IGDEA con sus diferentes categorías convocaron un año más a todos los diseñadores gráficos, desde el estudio o agencia más grande hasta el pequeño diseñador independiente. Los trabajos registrados se evaluaron aplicando la certificación del sistema Veredictas, en la que tanto el sector que valora las obras presentadas como el jurado internacional no conocen al autor.