• La DOP Cariñena incide en la línea de acciones anteriores, con los sueños, la magia y el arte como ejes fundamentales
  • La estrecha relación existente entre los procesos de elaboración del vino y de las diferentes disciplinas artísticas ha centrado la presentación de la campaña navideña de ‘El Vino de las Piedras’

La estrecha relación existente entre los procesos de elaboración de El Vino de las Piedras y de las diferentes disciplinas artísticas, como la música y la poesía, ha sido el eje conductor del acto de la presentación de la campaña de Navidad de la Denominación de Origen Protegida Cariñena. Las canciones del músico y cantautor aragonés, Celino Gracia, y las composiciones de la poeta, actriz y videocreadora, Lucía Camón, han puesto la banda sonora a una velada, en la que ha quedado patente la conexión entre el vino y el arte.

Y es que el vino está presente en las celebraciones y en la Navidad cobra un destacado protagonismo. En este sentido, la presentación de la campaña navideña de los caldos de Cariñena ha incidido en la línea de las anteriores acciones de El Vino de las Piedras, en las que los sueños, la magia y el arte han sido elementos recurrentes. Así, la última campaña, presentada el pasado mes de septiembre, está protagonizada por una bailarina de ballet.

De esa forma, se remarca el vínculo del arte con los terrenos pedregosos de la Denominación, que inspiraron la marca El Vino de las Piedras, puesta en marcha en 2011. Desde entonces, la Denominación Cariñena se identifica con este lema, que recuerda que sus vinos son fruto de la paciencia, experiencia y de las especiales condiciones de la tierra y del clima, lo que permite establecer un paralelismo entre el proceso vitivinícola y el de creación artística.