Sabía que a Alberto Garrido le gusta el género del western y retaría a este Cronista.

No. No aceptaré batirme en duelo, querido amigo. Y digo bien. Retarnos será perder a uno de los dos y Extradigital, hoy por hoy, necesita a ambos.  Aceptaste un duelo en vez de pensar qué escondía dicho duelo.

Sitúate mentalmente en Regent’s Park y sube hacia el norte, cruza Park Road, paralela a Gloucester Place, y cruza con Marylebone Road, York Street, Portman Square y Wigmore Street. Pues bien, en el cruce con Wigmore Street, al girar hacia Ochard Street que acaba cuando te cruzas con Oxford Street llegarás, como bien sabes, a Baker Street. Y allí, en el 221B, él no hubiese optado por este duelo. Su hábil uso de la observación y el razonamiento deductivo para resolver casos difíciles le hubiesen llevado a analizar el porqué de la trama construida por la dirección de Extradigital.

Sólo había que poner un reto donde, lógicamente, cabía la derrota y pérdida del honor. Escribiendo uno se concienciaría de la importancia que supone no fallar a la audiencia. Porque a quien retas es a la audiencia, no al Cronista. La investigación cerebral con la que Sherlock hubiese encarado  el caso le hubiese llevado a descubrir que el motivo de la fechoría era otro. No era retar a un amigo sino que el “supuesto duelo” iba a acabar atrapándote en la tela de araña del compromiso.

Quedó atrapado. Si tanto respeta a nuestros lectores  como para retarse y jugarse la posibilidad de vagar sin rumbo por otras webs –algo que le dolería durante toda su vida- hágaselo saber a ellos y la dirección de este medio y no a este humilde Cronista aceptando, no la trampa del reto, sino el compromiso de deleitarnos quincenalmente con un buen artículo.

Elemental querido Watson… Nunca la dirección de este medio le dejaría escapar, los retos bien planteados siempre son aceptados y éste está basado en el cine y en la hombría. Una mala noche de los Oscars, por muchos conocimientos que se tengan, la puede tener cualquiera, por tanto el objetivo tenía que ser otro. La llamada de este Cronista el mediodía del 25 de enero escondía otro crimen.

Elemental querido Watson, la dirección de Extradigital utilizó al Cronista para sacar más provecho al ocupante de la calle Baker en beneficio de sus lectores.