Recuerdo de pequeño los programas de la televisión en los que salía alguien cantando y una mosca en el margen superior izquierdo (o derecho, no lo recuerdo) decía “VOZ EN DIRECTO”. Siempre pensaba: “O sea, que ese chico está ahora mismo en ese programa de televisión cantando y yo aquí apurando la tortilla francesa”. A ese cantante lo estaban viendo miles de personas y cualquier fallo no podría ser remendado y sería carne de cañón para el ‘zapping’ del próximo domingo.

En aquel entonces, para emitir en directo hacían falta un montón de cables, una antena como una mesa de billar y al menos, una unidad móvil. Esto lo aprendí la primera vez que vi una unidad móvil de RTVE en la Vuelta a España.

Esta tarde, mientras tomaba café con mi socio y hablábamos sobre un cliente de repente, me manda callar: “Aleix Espargaró está retransmitiendo en Directo desde Periscope”. Es decir, el genio de la moto GP que corre con el equipo Suzuki estaba en su casa respondiendo a las preguntas de sus fans a través de una de las aplicaciones de moda lanzada por el gigante Twitter: Periscope.

No fue la primera, ni será la última. Ya estaba Meerkat y como no era de Twitter pues no triunfó tanto. ¿Y Mark Zuckerberg? ¿Qué hace mientras? Pues ya está, ya ha lanzado las retransmisiones en directo a través las publicaciones.

Así que hemos pasado del 1.0 estático y aburrido, al dinámico y viral 2.0, se habló del 3.0 colaborativo pero ahora estamos en el marketing streaming y como decía Lobato…”si parpadean…se lo pierden”.

Y tú, ¿te atreves a retransmitir en directo? A mi parecer, esto va rápido….muy rápido. Aún no nos hemos puesto las Oculus y ya vamos a poder ver en 360º en directo a nuestro cantante favorito, a nuestro sobrino de Tramacastilla o la última locura de Felix Baumgartner.

Una locura…una locura en streaming.

¡Por cierto, algunas veces estoy en directo en Periscope con mi Twitter @janojanete!

Saludos,