El fotógrafo Eric Pickersgill nos llama la atención sobre la absoluta presencia de los móviles en nuestra vida cotidiana y lo hace precisamente haciéndolos desaparecer. Están tan presentes que no los vemos. Sólo cuando los quitamos y observamos lo que queda de nosotros cuando los usamos, nos hacemos conscientes de su omnipresencia, de su poderío, de su adictividad.

Los seres humanos que quedan, son autistas juntos, pero solos; conectados e incomunicados. La ausencia de los móviles hace patente el testimonio de que los ausentes somos, en realidad, nosotros.

movil1

movil2

movil3

movil4

movil5

movil6

movil7

movil8

movil9

movil10

movil11

movil12

movil13

movil14

movil15

movil16

movil17

movil18