702x328xlas-10-principales-causas-de-muerte-a-nivel-mundial-segun-la-oms-01_jpg,qitok=9PnZ3fF2_pagespeed_ic_o8WDn5SVBz

Hoy todos los medios deben escribir del Brexit, de Jorge Fernández Díaz, del posible “sorpasso” e incluso del juego desplegado por la selección italiana. “España se muere” gracias a Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. Pocas líneas se escribirán sobre las nulas soluciones que dan los cuatro grandes en sus programas políticos –más allá de generalidades- al gravísimo problema demográfico que tenemos en este país.

Las políticas familiares no existen. Ni la familia importa –ahora lo llamamos unidad de convivencia- ni si se vaciarán los parques dentro de unos años.

Algunos me tacharán de catastrofista. En grandes ciudades de este pequeño mundo se ven pocos niños y todos aquellos que viajan lo observan a diario.

España es un país envejecido. España se muere. Hoy conocíamos que en el 2015 el número de defunciones superó por primera vez a la cifra de nacimientos por primera vez desde 1941. España se muere. La población española ha alcanzado un crecimiento vegetativo negativo.

No puedo con aquellos que lo único que les preocupa es quién pagará las pensiones de mañana.  No puedo con las cortas miras de algunos. Lo importante de esta noticia no es ese dato pero eso lo dejaré para otro día. Hoy sigamos hablando del Brexit, de Italia, de Jorge Fernández Díaz y del posible “sorpasso” del domingo. Eso sí que es importante.