Siguiendo la teoría de Mejide en su libro Annoyomics, comparto la idea base de que “la gente es idiota” y este es el principio en el que se basan los estrategas de comunicación de Podemos. He de reconocer que en este arte, el de formar rebaño, son listos, muy listos e inteligentes, mucho más, a años luz de sus homólogos de comunicación de los partidos llamados convencionales y con algo que tiene un valor temporal, pero incalculable: “No tienen nada que perder”.

Podemos

El resultado, sorprendente en cifras, es más sorprendente si cabe por la velocidad en que las han conseguido. No existían en el 2013. Consiguieron 1,2 millones de votos en las europeas del 2014 y 2,4 millones de votos en estas autonómicas, sin contar las históricas que aún no han ido a las urnas ¿Es o no es un hito en la comunicación?

Aunque parezca increíble, millones de ciudadanos han entregado su futuro a organizaciones de alto riesgo, sin experiencia, sin programa y sin solvencia guiados por una certera comunicación.

Sin ánimo de ir de sabiondo, pero si con la voluntad de no formar parte de lo que Mejide denomina “la gente” es nuestra obligación conocer y analizar sus estrategias, pasadas y futuras. Como también es cierto que otras organizaciones, políticas, empresariales y sociales, anquilosadas e instaladas en la comodidad de las trincheras, deberían anticiparse a los rápidos movimientos de estos nuevos comunicadores.

En próximos post analizaremos sus estrategias de comunicación, no tanto desde el fondo de sus mensajes* como de la forma y difusión de los mismos.

* Para este tema se recomienda leer ‘Las claves de la comunicación política de Podemos’, de Ramy Abou y Assali Martinez de la UAB.