Cuando todavía estamos en la resaca del noveno aniversario de la Declaración de arte jondo como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, hoy hemos asistido a la presentación de un estreno absoluto que eleva este arte a “Los Cuerpos Celestes”. Se trata de la última apuesta de la Compañía Marco Vargas y Chloé Brûlé, que mañana se representará en el Teatro Central de Sevilla (21:00 horas).

Partiendo de la “base del flamenco”, y tras quince años de productiva pareja artística, este espectáculo abre el espacio a “otros cuerpos celestes, a otras estrellas en el escenario”. Por primera en su trayectoria el grupo se abre a otras colaboraciones, como es el caso de Gero Domínguez, Miguel Marín y Yinka Eso Graves. Sin duda, como expresaba yinka, “una experiencia enriquecedora donde ninguno ha perdido su personalidad” haciendo bueno el axioma de que galaxia es un conjunto de estrellas donde cada cuerpo celeste es único.

El espectáculo se aprovecha de la astronomía para contar la propia historia de los artistas, para componer “metáforas del ser humano”. Se sirven de la danza para crear una cosmografía “de nosotros mismos. Respondiendo a las preguntas fundamentales como ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? hallamos el sentido del arte y de nuestras propias vidas”. El flamenco como punto de partida, pero no de llegada.

Orígenes del proyecto

La complicidad entre Marco Vargas y Chloé Brûlé y los bailaores Yinka Esi Graves, Gero Domínguez y el compositor Miguel Marín arrancó en junio del 2018 con un primer encuentro/laboratorio dedicado al trabajo de creación e investigación: Sin partir de ninguna premisa, afloraron múltiples relaciones particulares entre los distintos cuerpos de los participantes.

Tanto Yinka como Gero acercaron sus singularidades al lenguaje propio de la compañía y tras semanas de ensayos, poco a poco, empiezan a emerger dúos, tríos y cuartetos: pequeños fragmentos que se convierten en piezas, y piezas que crecen y desembocan en escenas. Una experiencia piloto para medir esta conjunción que, de manera exitosa, cristaliza definitivamente en febrero de 2019, cuando comienza a fraguarse LOS CUERPOS CELESTES.