• El nuevo posicionamiento de la marca de bourbon trae en su nueva campaña uno de los temas clave del momento: los tópicos sobre la masculinidad
  • Con ‘Here’s to the new man’, creada por Serviceplan, la marca recorre una senda que otras firmas también han decidido explorar y que ha resultado ser de todo menos un camino de rosas

Nadie esperaba que un bourbon fuese suave. Pero llegó Paul Jones y creó el bourbon de las cuatro rosas, aterciopelado y con un increíble sabor. Hay que ser muy whiskey para ir a contracorriente, en 1888, en las profundas tierras de Kentucky, y, en pleno 2019, en la gran ciudad. El nuevo posicionamiento de Four Roses trae consigo uno de los temas clave del momento en su recién estrenada campaña: los tópicos sobre la masculinidad. Here’s to the new man —literalmente, un brindis por el nuevo hombre, creada por Serviceplan— amplía la cerca que rodeaba hasta hace poco al concepto de hombría.

Con un spot de un minuto y poco, una serie de píldoras para redes sociales y una campaña de exterior, Four Roses recorre una senda que otras marcas valientes también han decidido explorar; y que ha resultado ser de todo menos un camino de rosas.

¿Qué significa realmente ser un hombre?

Lo cierto es que muchísimas cosas. Four Roses se presenta en esta campaña como la bebida que abandera al hombre bajo esta nueva idea de virilidad, desdibujando muchos de los tópicos a los que la sociedad nos había acostumbrado. El nuevo hombre es sensible, está conectado con el mundo, se interesa por la poesía y otras disciplinas artísticas, pide ayuda, da consejo, se cuida y cuida a otros, es respetuoso consigo mismo y con otros, tiene nuevos valores, expresa sus sentimientos.

El nuevo hombre que aparece en la campaña de Four Roses es un hombre que, igual que el bourbon, no lo es menos por ser más suave. Y eso es precisamente lo que el bourbon americano quiere reconocer y celebrar. Este brindis no deja fuera a las mujeres, también consumidoras, sino todo lo contrario. Desde su lucha, ellas han sido las que han impulsado esta nueva masculinidad tan necesaria para conseguir la igualdad que todos buscamos.

Four Roses nació gracias a una historia de amor, y desde entonces nunca actuó como un whiskey convencional. Tampoco era de esperar que lo hiciese ahora.