Nadie dijo que la Segunda División fuese fácil. Nadie dijo que segundas fuesen buenas. Ni que en una misma temporada un segundo entrenador garantizase el ascenso. Lo que mal empieza mal acaba.

Mediocre es todo lo que rodea al juego del Real Zaragoza. Así lo vemos todos,  menos GOL TV porque la cadena no mira su juego sino la fidelidad de una afición convertida en una magnífica audiencia.

Ya es un clásico que GOL TV desplace las cámaras donde juegue el Real Zaragoza. Así lo certifican las 23 ocasiones en las que han programado al equipo aragonés. No serán relevantes en la clasificación ni en el juego pero sí consiguen ser los mejores en atraer audiencia.

El Real Zaragoza es la niña de los ojos de Mediapro, en Segunda. Sus audiencias han atraído una media de 300.000 espectadores llegando alcanzar un 3% de share contra el Levante y 370.000 contra el Oviedo. El derbi aragonés alcanzó los 354.000 espectadores.

Heraldo se encargaba de recordar la semana pasada del mucho ruido –audiencia- y pocas nueces –ingresos- que supone esta situación para el Real Zaragoza. La entidad no ingresa nada por los partidos retransmitidos en GOL TV.

Sólo toca esperar que llegue el día en el que no retrasmitan al Real Zaragoza en abierto porque se encuentre en Primera División. Seguiremos esperando porque lo que mal empieza mal acaba y los sueños, sueños son.