• El proyecto audiovisual, que ha sido desarrollado por la productora aragonesa A Rodar, plasma el trabajo diario de los viticultores en el viñedo y el propio de la bodega
  • El video forma parte de la apuesta firme de la empresa zaragozana por la comunicación audiovisual como estrategia de diferenciación en un segmento tan competitivo como el vino

Una historia desde dos perspectivas. Ese es el eje del nuevo video corporativo de Grandes Vinos, que muestra el viaje de sus caldos De Cariñena al Mundo. De la mano de la productora aragonesa A Rodar, lo hace desde el principio: desde el trabajo diario de los viticultores en el viñedo a lo largo de todo un año, hasta las labores que desarrolla la propia bodega.

Tal y como explican desde la compañía de Cariñena, se trata de un video eminentemente corporativo, “en el que, camino de nuestro 20 aniversario, nos queremos presentar como bodega, resaltando nuestros puntos fuertes y valores”. En este sentido, señalan que, a pesar de estar más enfocado a importadores, distribuidores y trade, “también puede ser disfrutado por nuestros consumidores finales y que, de esta manera, puedan conocer mejor la empresa que elabora los vinos que consumen”.

De hecho, desde Grandes Vinos subrayan que la historia contada desde esa doble perspectiva encaja perfectamente con la nueva estrategia de comunicación corporativa, que se tradujo hace dos años en el diseño del nuevo logotipo y claim de la bodega, Cariñena Ambassadors. Con él, se buscaba reforzar la vocación exportadora de la compañía, así como llevar la marca Cariñena a más de 40 países. “Queremos poner el acento en nuestros consumidores, que ellos también se conviertan en orgullosos embajadores de nuestros vinos, nuestra tierra y nuestra gente”, añaden desde la compañía.

El nuevo video, además, forma parte de una campaña más amplia con la que Grandes Vinos quiere potenciar y agrupar todos los esfuerzos de comunicación audiovisuales que ha realizado en los últimos años. Una apuesta que no solo incluye la producción de videos, sino experiencias de realidad aumentada y realidad virtual (como la que llevó a cabo en el lanzamiento de Iglup), “que llevamos ya años realizando para diferenciarnos en un segmento tan competitivo y atomizado como el del vino”, explican.