Vienen a mi memoria recuerdos preciosos de una infancia nunca olvidada. Madelman, cartucheras con sombrero de sheriff y Playmobil acompañaban a los juguetes heredados de mi hermano. Esos eran mis tesoros más preciados.

Tardes enteras colocando en fila a todos ellos como si de una película de Toy Story se tratase. Porque les confieso que los juguetes tienen vida.

Hace seis días moría a los 81 años el padre de los ‘clicks’ -Horst Brandstätter-. Los Playmobil se han quedado huérfanos y muchos niños grandes también. Al menos nos deja la herencia de 2.700 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

Playmobil publicaba un texto en Twitter como homenaje póstumo a su creador. Acompañaba una imagen de un ‘click’ con bigote y pelo blanco junto a su perro que fue uno de sus fieles compañeros hasta el final de sus días.

clic