Wyoming y Rivera

Si hacemos caso a la definición de la RAE que sectario es aquel que es fanático e intransigente de un partido o de una idea podemos considerar que el ocupante del prime time de la Sexta es un gran sectario. Sectario y nada respetuoso con los que profesan la fe católica. Pero eso será para otro día.

Esta semana entrevistaba a Albert Rivera. Saben ustedes que nuestros líderes están de gira mediática. Pablo Motos por aquí, Iturbe por allá o Wyoming desde el más allá. Todos sabemos que éste último un puntito por encima del resto considera que está. No es lo suyo la humildad.

No estuvo fino el líder de Ciudadanos con el incomparable José Miguel Monzón. A esto hay que sumarle lo cómodo que el presentador se siente con políticos como Pablo Iglesias y no tanto con los que él practica su deformada visión de la vida.

Posibles pactos electorales, la deriva secesionista y los últimos atentados ocurridos en París fueron temas tratados en la entrevista que entran dentro la normalidad. Pero llegó el sectarismo en estado puro cuando el humorista sin gracia abordó la gran preocupación de este país: la memoria histórica. Usted supongo que en el tranvía, mercado o peluquería está con este tema que tanto ocupa a la ciudadanía. Frases como  “Las familias tienen que recuperar la dignidad de sus muertos” o “es triste honrar la memoria de una víctima y vivir en la plaza del señor que lo mató” no considera este humilde Cronista sean la preocupación de los ciudadanos pero algunos hay que desde su atalaya televisiva antes muerto que ayudar a sanar heridas.