• El compromiso del banco aragonés es sensibilizar a sus trabajadores para que recopilen tapones de plástico cuyo valor, una vez reciclados, revierta en acciones solidarias con niños
  • El apoyo a esta iniciativa de la Fundación Seur se encuadra en la política de Responsabilidad Social Corporativa de la entidad financiera

Ibercaja se ha sumado al proyecto solidario Tapones para una nueva vida de la Fundación Seur. El compromiso de la entidad financiera es la recogida de todos los tapones de plástico de botellas y envases que se recopilen en sus instalaciones. La Fundación SEUR se encarga de su traslado a una empresa de reciclaje. El valor que se obtenga con este proceso revertirá directamente a la causa solidaria 100 niños, 100 sonrisas. Para facilitar la recogida de tapones, Ibercaja instalará contenedores en las zonas internas de descanso de su sede central.

Con el apoyo a esta acción, que se encuadra en el marco de la política de Responsabilidad Social Corporativa del banco aragonés, Ibercaja refleja su sensibilidad solidaria y sostenible. Asimismo, responde al compromiso de la entidad para minimizar el impacto ambiental de su actividad y la sensibilización a toda la organización para su implicación en la misma.

Tapones para una nueva vida es un proyecto solidario y ambiental de reciclado de tapones, destinado a facilitar a niños sin recursos un tratamiento médico no reglado en el sistema sanitario o materiales que les permitan paliar los problemas físicos que padecen y que no puedan obtener por otros medios.

Mediante este proyecto la fundación ha conseguido ayudar a más de un centenar de niños, entregando más de 800.000 euros. Además, con el reciclaje se evita la extracción de más petróleo y la fabricación de plástico “nuevo” ya que se pueden producir materiales con plástico reciclado, reduciendo así el uso de energía, materias primas y generando menos residuos. De este modo se evita también la emisión de CO2, principal gas causante del cambio climático.