• La pareja formada por el icónico Blecua 2009 y el afamado Panettone de La Duquesita se une en un sorprendente maridaje capaz de satisfacer los paladares más exquisitos
  • Viñas del Vero y la pastelería de Oriol Balaguer suman fuerzas y ponen en el mercado una ‘joya’ que brilla con una armonía original y sorprendente

La bodega Viñas del Vero y la pastelería La Duquesita, de Oriol Balaguer, se han unido para ofrecer una armonía, poco usual, entre Blecua 2009 y el Panettone de gianduja y castaña. Ambos productos artesanales comparten la misma filosofía en su elaboración, basada en la pasión que inicia el proceso de creación y en el culto por la materia prima. El resultado final se convierte en una joya que potencia los sabores y las sensaciones que transmite. Ideal para las fechas navideñas que se acercan. Es el resumen de un encuentro entre dos obras artesanales: el vino icónico del Somontano y el panettone del reconocido pastelero.

De esta manera, Blecua 2009, la última añada de un vino que muestra lo mejor del Somontano, y el delicioso Panettone de gianduja y castaña, uno de los productos emblemáticos de Oriol Balaguer, materializan la fusión de dos productos excepcionales. Dos obras artesanales que comparten alma y pasión en su creación y que, además, se presentan en un elegante y cuidado packaging.

Y es que Blecua -considerado como un vino de culto- se elabora solo en añadas excepcionales. De limitadísima producción, es fruto de la triple y exhaustiva selección de viñedos, racimos y barricas. Complejo y de gran intensidad en nariz, el que, desde Viñas del Vero califican como “el mejor vino del Somontano”, cuenta, además, con un potencial de envejecimiento extraordinario, que garantiza un verdadero placer. Por su parte, el panettone artesanal de gianduja y castaña es una de las especialidades más golosas de La Duquesita, de Oriol Balaguer, uno de los pasteleros más laureados de España. Esta exquisitez se elabora con una masa de madre de más de 50 años. Tras una cuidada preparación durante tres días, el resultado es un dulce esponjoso y muy tierno, con una humedad exquisita, notas intensas a castañas y un persistente sabor a crema de avellanas.