• El actor andaluz contribuye con su imagen y de manera solidaria a esta importante labor de concienciación social que se divulgará por las 8 provincias andaluzas

  • El eslógan “¿Eres tú quien tira las toallitas al váter?” va acompañado de 4 notas aclaratorias sobre este elemento higiénico que origina gastos adicionales por atascos

La Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos de Andalucía (ASA-A) presentó con motivo del Día Mundial del Agua una campaña de divulgación para explicar a los ciudadanos andaluces el grave perjuicio que causan al sistema de depuración las toallitas que se tiran al inodoro.

El actor andaluz Salva Reina contribuye con su imagen, de manera completamente solidaria y sin contraprestación económica, a esta importante y necesaria labor de concienciación social en torno a una problemática que afecta a todos, originando gastos adicionales por atascos por valor de entre 4 y 6 euros por habitante al año.

A través de esta campaña, difundida en cartelería (formato A4 y tarjetón) en las ocho provincias andaluzas, radio a través de la Cadena SER Andalucía, vídeo, medios digitales y redes sociales en torno a la etiqueta #ToallitasALaPapelera, ASA Andalucía y las empresas andaluzas del agua aunan esfuerzos y suman capacidades para intensificar su lucha contra el mal uso de productos como las toallitas, especialmente dañinas para este sector que centra su actividad en servicios de depuración y saneamiento.

El conocido actor malagueño aparece en el diseño con una toallita en la mano y una papelera junto al eslógan “¿Eres tú quien tira las toallitas al váter?”. La frase se acompaña de cuatro notas aclaratorias sobre este elemento higiénico: No es biodegradable según advierte un estudio de OCU de noviembre de 2016; causa un enorme daño al medio ambiente; provoca grandísimos atascos en las cañerías y depuradoras; y genera un gasto que se puede evitar. “Actúa con responsabilidad ¡Es muy fácil!”, concluye la publicidad.

En el marco de esta iniciativa, el sector andaluz del agua pretenden trasladar al ciudadano un mensaje claro, didáctico, instructivo y muy directo: “un gesto sencillo y sin coste basta para acabar con un problema creciente y de notables consecuencias tanto medioambientales como económicas”.