• El icónico envase ha ido cambiado de forma a lo largo de su siglo de vida, pero ha siempre ha mantenido su identidad
  • The Root Glass Company, creadora de la botella, se inspiró en una planta de cacao para darle forma y diferenciarla de sus competidores

“Un diseño tan inconfundible que pueda ser reconocido sólo con el tacto y tan singular que pueda ser identificado incluso roto”. Ese fue el mensaje que dio lugar al nacimiento de la icónica botella de Coca-Cola, que acaba de cumplir cien años. La patente del envase -creado por The Root Glass Company, inspirándose en las formas y líneas de las semillas de cacao- se registró el 16 de noviembre en 1915.

La botella Contour nació contra los imitadores. Y es que, hasta 1915, Coca-Cola se comercializaba en botellas de vidrio de diferentes formas y colores, ya que cada embotellador utilizaba su propio modelo, por lo general recto. Sin embargo, el éxito de Coca-Cola había atraído a muchos imitadores, que comercializaban sus refrescos con nombres muy parecidos y etiquetas similares al logo de Coca-Cola. Por eso la compañía decidió diferenciarse con una nueva botella que nadie más pudiese tener.

Eso sí, el diseño surgió por casualidad y fruto de un afortunado error. Su diseñador mandó a parte de su equipo a la biblioteca a documentarse, y por una pequeña confusión con los nombres, volvieron con la ilustración de la vaina de cacao (cocoa, en inglés) en vez de con la de la hoja de coca, que era lo que había previsto. Sin embargo, el diseño encantó a los dirigentes de Coca-Cola, pero se acordó que las formas se suavizarían ligeramente para facilitar la producción, dando lugar al diseño que se conoce.

coca cola botella

Éxito económico y cultural

La introducción de la nueva botella supuso todo un éxito para firma de bebidas, que, gracias a este movimiento, consiguió que su producto fuera no sólo muy complicado de imitar, sino que además fuera reconocido casi inmediatamente por el consumidor, que distinguiría una botella de Coca-Cola al instante por sus curvas únicas, por el tacto del logo en relieve o por el color verde del vidrio.

La botella de Coca-Cola se hizo tan famosa que pronto comenzó a permear en la cultura popular. Durante sus primeros años de existencia se la conoció como hobbleskirt, un tipo de falda muy popular a principios del siglo XX, que se estrechaba a la altura de las espinillas, para luego ensancharse de nuevo. También se la llegó a llamar Mae West, comparando sus curvas con las de la voluptuosa actriz, mientras que la primera referencia al nombre “contour” la encontramos en la revista francesa La Monde, en 1925.

maewest

De hecho, la influencia en la cultura ha sido tal, que muchos artistas la han incorporado en sus obras. El primero fue el español Salvador Dalí, en su Poetry in America de 1943, al que siguieron otros como Paolozzi o Rauchenberg. Sin embargo, el impulsor de la botella como icono del pop art fue Andy Warhol, quien la utilizó en su exposición The Grocery Store junto a otros iconos suyos como las latas de sopa Campbell’s.