El pasado sábado escuchaba a Pedro Sánchez  en La Sexta noche. Este cronista tenía interés en ver cómo reaccionaba con las preguntas que hace el público que allí asiste.

Siendo un señor muy agradable en las formas y en su cordialidad me decepcionó enormemente. Esperaba mucho más. Las preguntas más comprometidas no fueron contestadas y todas sus respuestas estaban basadas en el “y tú más” contra el PP.

Tal vez el Señor Sánchez deba “vender su programa y dejar al resto”. Resulta más de lo mismo… aunque recurra al resto porque –el pasado sábado-  ya se encomendó a unos y a otros.

El líder socialista señaló que no tendría problemas en entenderse con Ciudadanos o Podemos. Me gustan aquellas personas con las ideas claras. A Sánchez igual le dan las ideas de Pablo Iglesias que las de Albert Rivera que las de Fofito. Todo menos Rajoy.

Por último, no entraré en la metedura de pata con el chaval con síndrome de Down. Lo dejamos para otro día.