• El grupo de comunicación podría haber incurrido en prácticas “discriminatorias e inequitativas” frente a los operadores de televisión de pago

  • Desde la compañía que dirige Jaume Roures aseguran que no han hecho nada ilegal

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto una investigación a Mediapro, empresa dirigida por Jaume Roures, por “posibles prácticas restrictivas de la competencia” en la comercialización de los canales BelN Sports y belN LaLiga. Según informan desde el regulador, el grupo de comunicación habría incurrido en prácticas “discriminatorias e inequitativas frente a las operadores de televisión de pago en España, interesados en la explotación de los canales editados por ella”.

En concreto, la CNMC sospecha que estas presuntas prácticas habrían afectado de forma particular a los operadores de televisión de pago que emiten por internet. “Podrían llegar a su exclusión del mercado”, se añade desde la entidad que preside José María Martín Quemada.

La investigación de la CNMC comenzó tras una denuncia de Obwam Networks and Services (Obwam) una empresa que comercializa contenidos audiovisuales deportivos en España a través de Opensport, una plataforma de televisión de pago.

Ante estas noticias, Mediapro ha asegurado que no ha hecho “nada ilegal” y que como empresa lo único que pide a sus compradores son “unos mínimos garantizados”.