• Las cocinas del programa de TVE se desplazan hasta la comarca turolense para descubrir los secretos de la trufa negra, producto estrella de la zona
  • Más de 80 personas del equipo de la productora Shine Iberia han participado en la grabación de este capítulo

La trufa negra de Teruel es embajadora del paisaje y de la cultura agraria de la comarca de Gúdar-Javalambre, la principal zona productora de este hongo en Europa. Y hasta allí se trasladan las cocinas del concurso gastronómico de Televisión Española MasterChef, para descubrir, tanto a los 12 aspirantes a mejor cocinero amateur como a los seguidores del espacio, los secretos del oro negro de la gastronomía.

Un equipo de más de 80 personas del equipo de la productora del programa, Shine Iberia, ha participado en la grabación de este programa, en el que el Castillo de Mora de Rubielos será el escenario de uno de los retos más aromáticos a los que se han enfrentado los participantes del concurso: cocinar para cincuenta personas expertas en truficultura un menú con la trufa negra y el cerdo ibérico como protagonistas.

Masterchef tiene entre sus objetivos mostrar, difundir y promocionar la riqueza agroalimentaria de las diferentes zonas de España y el importante papel de los productores locales para llevar hasta la cocina de cada casa estos de una calidad excepcional. En el caso de la trufa, se quiere acercar este alimento a las miles de personas que siguen el programa y demostrar que cocinarlo no es ni difícil, ni costoso, ya que una pequeña cantidad de trufa es suficiente para aportar expresión a un plato. El secreto está en conocer cómo sacarle el máximo provecho jugando con su aroma y añadiendo en el momento adecuado a la receta cada hilo de este hongo propio de los suelos europeos y sobre todo, de la provincia de Teruel.