• El nuevo producto de la empresa aragonesa de buzones y cajas fuertes ha traído consigo un cambio en la estrategia de venta y en el diseño de los embalajes
  • Han apostado por un diseño limpio, minimalista y que aporta valor añadido al producto con colores vivos muy saturados

BTV, empresa aragonesa fabricante de buzones y cajas fuertes, acaba de celebrar su 55 aniversario. Fecha que ha coincidido con el lanzamiento al mercado de una nueva gama de productos: los cilindros y herrajes, para la cual ha cambiado 180º su estrategia de venta y con ella el diseño de sus embalajes. Así, pensando en humanizar un producto de por sí muy frío y acercarlo al público, se pensó en asociar cada serie de cilindros con un animal salvaje, cuyas características en el imaginario colectivo fuesen similares a las que se querían transmitir con cada producto: feroz, muy fuerte, peligroso si te enfrentas a él,…

Así surgieron: Panther, Dragon, Snake y Puma, una innovadora propuesta de cilindros, listos para vender en ferreterías. Y es que los cilindros protegen de la ganzúa, del bumping, del taladro y de la rotura, todos ellos, métodos comunes que emplean los ladrones para entrar en las casas. Por ello, han de ser productos seguros y fuertes, que protejan “ferozmente”. De ahí viene la idea de asociar su imagen con las de animales salvajes, cuyas características esenciales se han querido proyectar en el producto.

BTV

El packaging de esta gama debía ser tan atrevido y fresco como sus nombres. Para ello, apostaron por un diseño limpio, minimalista, que aportara un valor añadido al producto. Teniendo siempre en cuenta que debía adaptarse tanto a formato blíster como a caja de cartón. Con colores vivos muy saturados en la mayoría de los casos: verde, azul, rojo, naranja… combinados con blanco, una tipografía gruesa y legible a gran distancia, y la silueta del animal representado en cada caso. La proporción de blanco es fundamental, ya que resalta el producto, los iconos asociados y los planos, fomentando la máxima legibilidad del conjunto.

El resultado conseguido es altamente satisfactorio y dota de coherencia el mensaje que se quiere comunicar. Además por primera vez, una gama de productos caracterizada tradicionalmente por diseños muy clásicos, pasa a tener una imagen más vanguardista.