• La Dirección General de Tráfico ha elegido el tema de las distracciones puntuales y pone de manifiesto los costes de todo tipo que se generan ante un accidente de circulación
  • La creatividad es de Ogilvy & Mather y se desarrolla bajo la premisa ‘Poner más atención al volante cuesta muy poco y supone mucho para todos’

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha lanzado su campaña de sensibilización de verano, y esta vez ha elegido el tema de las distracciones puntuales, de los pequeños gestos, en apariencia inofensivos, que, al final, se convierten en la peor decisión de nuestras vidas. Los objetos más caros del mundo es la campaña que ha creado Ogilvy & Mather para la DGT, bajo la premisa Poner más atención al volante cuesta muy poco y supone mucho para todos.

campaña

El objetivo: concienciar a los ciudadanos sobre cómo las pequeñas distracciones al volante pueden “costar” mucho. Y no sólo para los conductores, sino también para amigos, familiares, otros conductores o viandantes. Para ello, se ha apostado por una efectista puesta en escena, mostrando el coste moral, social y económico que tiene un accidente de tráfico y el efecto en cadena que puede ocasionar para todos.

La campaña está compuesta por tres spots de diferente duración (20 segundos, 30 segundos y 60 segundos) para televisión y cine, una gráfica, tres cuñas de radio y acciones especiales en centros comerciales. En el entorno online, los usuarios podrán utilizar el hashtag #LasGafasMasCarasDelMundo para compartir y viralizar la acción, además de visitar la plataforma www.losobjetosmascarosdelmundo.com, creada para ver los objetos protagonistas de la campaña.